Campeones “invisibles”

El Atletismo y el Goallball son dos de las disciplinas con estrella entre deportistas invidentes. Varios de los campeones mundiales compiten en clubes valencianos pero no tienen ni reconocimiento económico ni mediático. La ONCE les ofrece las instalaciones y las posibilidades de competir y la mayoría tienen que entrenar 6 horas diarias sin nada más a cambio. El caso de David Casinos es el triunfo de este colectivo infravalorado.

Jesús Santana Guillén es el máximo goleador de la  Primera División Masculina de Goalball en España, con 92 goles marcados en 2013. A sus 23 años, ha conseguido ser parte indispensable de la Selección Española de este deporte, que quedó subcampeona en la competición más importante de Europa, el Campeonato de Goalball A. Sería el equivalente a Leo Messi o Cristiano Ronaldo para nuestro futbol, y sin embargo, esta es la primera vez que un medio de comunicación le llama para entrevistarle.  “Una vez salí de refilón en un programa de la dos porque el productor es amigo mío, pero ya está, los medios de masas están más interesados en el cambio de look de Sergio Ramos que en cualquier profesional de un deporte minoritario”, asegura Santana con energía  y cierto enfado. El  mismo que el que muestra Kim López. Este alicantino de 25 años se proclamó campeón del mundo paralímpico en disco y ni siquiera ha recibido un premio económico por su medalla de oro en el campeonato. Entrevistas, ni olerlas. Recuerda que al finalizar la competición recibió una llamada de una radio. “Fue la primera y la última”, afirma con la decepción de quien acepta que la realidad es invariable.

Jesus Santana y Kim Lopez durante la entrevista

Jesús Santana y Kim López después de la entrevista

Ambos son deportistas profesionales con un adjetivo adicional del que nunca han podido desprenderse. Son ciegos y a pesar de sus esfuerzos por situarse en la primera página del deporte español su reconocimiento es prácticamente nulo.  Jesús Santana no recibe ninguna aportación económica por su dedicación, que empezó con sus entrenamientos de Goalball a los once años. Kim López ha conseguido una beca de 400 euros  al mes que otorga el Comité Paralímpico porque amenazó con dejar el atletismo de alto rendimiento, para el que entrena más de seis horas diarias. Ambos denuncian las dificultades a las que un deportista invidente debe hacer frente para convertir el deporte en una profesión. “No importan las competiciones que ganes ni que seas el mejor del mundo en tu especialidad, lo único que buscan el Gobierno y el Comité son medallas paralímpicas”, asegura Kim. Ambos coinciden en que el deporte les ha dado la fuerza suficiente para superar su ceguera y sentirse útiles e integrados en la sociedad.

David Casinos, el deportista paralímpico más conocido en la esfera valenciana,  comparte este punto de vista. “Es increíble como practicando deporte sientes que no hay ninguna frontera, pero después cada paso de cebra que hay que cruzar es un obstáculo”, asegura sentado junto a su perra Ximena en un café se su pueblo natal, Moncada.  Para David, el proceso tampoco fue fácil. Hace quince años perdió la vista a causa de una subida de azúcar incompatible con su diabetes. Lo primero que hizo fue afiliarse a la ONCE, vender cupones y empezar a practicar deporte para “olvidar lo que había sucedido”.  Ahora es uno de los pocos que puede dedicarse profesionalmente a él. Ha conseguido cuatro oros consecutivos en los Juegos Paralímpicos de Sídney, Atenas, Londres y Pekín, donde fue el abanderado del Equipo Paralímpico Español en 2008.

Aunque ha recibido ayudas económicas a través del plan privado ADOP, de ayuda al deportista paralímpico, sabe que el reconocimiento de un oro olímpico es todavía muy superior al de su categoría.  “Una medalla de las mías vale un 70% menos que la de un deportista sin ninguna deficiencia”, detalla Casinos, “mientras la olímpica ronda los 90.000 euros, las nuestras oscilan entre los 15.000 y los 18.000 euros”.

Aún así, David es consciente de que es un afortunado y  asegura que siempre ha trabajado para que así fuera. “Lo importante es que te vean, somos grandes profesionales pero si no se nos ve no somos nadie”, asegura. Por eso tuvo claro que para promocionarse tenía que contratar a una agencia de comunicación.  “Yo vendo mi esfuerzo, que es el mismo que el de cualquier deportista, no vendo que soy ciego”. Con este lema se ha convertido en el paralímpico más mediático de España.

La labor privada de la ONCE

Los tres agradecen el papel que la ONCE ha tenido en su carrera deportiva.  Julio Santodomingo, coordinador de deportes de la organización en Valencia, asegura que gracias a ellos los deportistas tienen cubiertos los gastos de las competiciones y las infraestructuras de entrenamiento. “En realidad es la Federación Española de Deportes para Ciegos la que se encarga de hacer los trámites, pero la ONCE aporta más del 90% de su presupuesto total”, asegura al preguntarle por cuestiones económicas.  Él también lamenta la situación a la que deportistas profesionales primerizos han de hacer frente:   “En España  un deportista ciego que consigue 4 medallas como David Casinos lo tiene todo, nuestra misión es ayudar a deportistas como Kim y Santana que son más jóvenes, están empezando y lo tienen más difícil”.  Esto es más complicado.  Julio asegura que la ONCE no recibe ninguna subvención del Estado y que se financia al  100% de la venta de los cupones. Vicente Carratalà, subdirector de deportes de la Generalitat Valenciana así lo confirma.”No tenemos ningún convenio directo  con la ONCE”,  asegura desde su despacho de Campanar, “pero  disponemos de diversos programas generales para deportistas con discapacidad y 100.000 euros anuales que destinamos a premios tanto olímpicos como paralímpicos”.

Para estos últimos lo más importante es que se les considere como lo que son y que se les premie por sus méritos deportivos. “Somos deportistas y queremos serlo sin apellidos, también somos ciegos pero eso no es relevante, queremos que se nos reconozca nuestro trabajo porque tenemos talento, no por lástima”, aseguran Kim y Santana contentos al fin de poder contar su historia.

DSC_0044DSC_0037DSC_0085

Fotografías del entrenamiento de la Selección Nacional de Goalball de Bulgaría

 

Reportaje escrito en colaboración con el periodista búlgaro Ognian Georgiev, con el que compartí este proyecto gracias a la beca europea Mediane. 

Esta es su versión en búlgaro sobre la realidad de estos deportistas en su país. En la fotografía de abajo, el reportaje en El Levante EMV.

 

Image invisible Champions 2

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s