El Corte Inglés, la empresa “ferpecta”

La película “Crimen Ferpecto”  de Alex de la Iglesia caricaturiza el ambiente de los grandes almacenes de forma extrema. Bien podría parecer descabellada, pero lo cierto es que una vez te acercas a la realidad de El Corte Inglés su sátira empieza a cobrar sentido.  En una atmósfera de apariencias donde impera la ley del silencio y donde los medios de comunicación y la administración tienen un papel protagonista, se perfila una situación perfecta para actuar de manera inmoral e ilegal: discriminación de género, persecución sindical y acoso laboral son prácticas habituales de esta empresa, que a través de su red de influencias basadas en el poder económico se ha blindado a través de los años como uno de los bastiones de poder más importantes dentro del Estado.

 

ATENTADO A LA LIBERTAD SINDICAL

 “El gerente me llamó a su despacho unas horas después de que se hiciera pública la lista sindical, me miró y me dijo: ‘¿Tienes una hija trabajando aquí, verdad C.? Pues o te vas de la lista o ya sabes’. Eran las 7 de la tarde, a las 9 mi hija me llamó llorando porqué la habían despedido”. C. trabaja en El Corte Inglés (ECI) de Málaga y fue coaccionada para que abandonara su candidatura en Comisiones Obreras (CCOO), una práctica ilegal puesto que la libertad sindical está garantizada en el artículo 28 de la Constitución Española, dónde se dice claramente que todas las personas tienen derecho a sindicarse libremente y que nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato determinado.

Sin embargo, ninguna de estas dos disposiciones se cumple en ECI. La empresa tiene a su disposición un sindicato vertical relacionado directamente con la dirección y sin una estructura independiente, FASGA, y un sindicato amarillo propio del sector de los grandes almacenes, Fetico, que actúa a favor de los intereses empresariales. Nada más empezar a trabajar se te sugiere que te afilies a alguno de ellos pues es la única manera de conseguir mejoras en el puesto de trabajo y de obtener un trato de favor. “Me afilié a FASGA para que me hicieran fija”, declara I., trabajadora de ECI de Diagonal de Barcelona. Sin embargo, afiliarse a un sindicato más crítico como CCOO o UGT conlleva precisamente lo contrario: los salarios y las condiciones de trabajo son peores, la coacción es constante y la presión psicológica muy alta. Josep Manel Hernández, Delegado Sindical de CCOO del centro de Plaza Cataluña, reconoce que lo han tenido 7 u 8 horas al día sin nada que hacer, apartado, para que se cansase y dejase el trabajo; y María Hurtado, cajera, tuvo que dejar su puesto  porqué siempre le ponían en las horas punta en la caja con más trabajo sólo por el hecho de estar afiliada a CCOO.

Pero esto no son casos aislados. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía acusa a ECI en la sentencia 368/2006 de «apoyar de forma sistemática a dos sindicatos afines a la empresa […] mediante la diferencia de trato en materia salarial y profesional a favor de representantes sindicales de FASGA y Fetico y en detrimento de los de CCOO y UGT». Por tanto, no es casual que sólo en 15 centros de todo el Estado español haya representantes de estos sindicatos en los Comités de Empresa de ECI. En las primeras elecciones sindicales de 1977 ambos consiguieron representación en todos los centros del momento. Inmediatamente después FASGA y Fetico entraron en escena y en las siguientes elecciones, sólo 4 años más tarde, consiguieron concentrar todos los votos. CCOO y UGT pasaron de un 90% a un 15-20% de penetración. En la actualidad, entre los dos no suman ni un 5%. José Luis Rueda, Delegado Sindical de CCOO de Málaga, tiene muy claro por qué: “La empresa se preocupa de que no podamos presentar una candidatura. Primero, en los centros dónde no estamos no nos dejan informar a los trabajadores, nos quitan la información de los tablones de anuncios, etc… y segundo, si conseguimos por algún casual 21 candidatos para presentar la lista, nos la boicotean. Las firmamos clandestinamente, pero tienen que publicarse entre 1 y 3 días antes de las elecciones, entonces, van a por los trabajadores y les sobornan para que dejen la lista. Si uno se va, ya no podemos presentarnos”.

Además, Miquel Prats, también delegado sindical, añade que el día de las elecciones los gerentes acompañan a los trabajadores a votar y que el voto no es secreto como estipula la ley. Finalmente, en caso de que algún delegado de CCOO o UGT consiga entrar en el Comité, la empresa no duda en pagar cantidades ingentes de dinero para borrar su presencia evitándose un juicio por despido improcedente. A Rosario, trabajadora de Málaga, le pagaron 426.000 euros en vez de los 70.000 que le pertenecían para evitar que denunciase y a David Cuadrado, trabajador de Barcelona, 15.000 euros más de la cantidad que le correspondía. Rosario estaba afiliada a CCOO y a pesar de que ya no le daban trabajo efectivo animaba a sus compañeros a criticar las condiciones laborales de la empresa. David era el sustituto de un Delegado Sindical de CCOO del centro de Diagonal, en Barcelona. Lo despidieron justo cuando su predecesor se jubiló y aunque David denunció y fue citado a juicio el 9 de mayo de este año, la empresa presionó en todo momento (asistimos al “juicio”)  para llegar a un acuerdo y evitar la vía legal.

Sin embargo, la violencia no es sólo psicológica.  José Luis Rueda asegura que en 2001 sufrió  “una agresión mafiosa” con la que casi perdió un ojo. En ese momento estaba revindicando el despido de un compañero en la puerta de ECI de Málaga y, según relata, todo empezó con su afiliación a CCOO.

El objetivo de esta política sindical es muy claro: ECI busca un Comité de Empresa que vaya en total consonancia con sus intereses, es decir, que sea un trámite. Con ello se asegura de que se firmaran todos los convenios y decisiones que tome la empresa sin oposición y de forma legal, pues cuenta con el apoyo de la mayoría sindical de FASGA y Fetico. Es así como se firmó el 22 de Abril de 2013 un nuevo Convenio Colectivo mediante el cual se obligará a los empleados a trabajar los domingos y festivos sin cobrar más, se reducirán las vacaciones a un máximo de 15 días seguidos en verano, y no 21 como se estipulaba y los horarios quedarán relegados a las “necesidades organizativas de la empresa”.

MOBBING : LA FILOSOFÍA DEL TRABAJADOR SUMISO

 Sin embargo, no únicamente los trabajadores afiliados a los sindicatos críticos sufren algún tipo de acoso por parte de ECI.  “Un día salí a merendar media hora (que es lo que todos los jefes tienen) y luego fui al baño antes de volver a mi puesto de trabajo. Cuando volví, mi gerente se puso a gritarme como un loco, pegó su cara a mi cara y me decía que dónde coño estaba, que porqué no estaba en el trabajo, que yo quién me creía que era… Y yo ya, que no podía más y estaba hasta los huevos, no pude evitarlo y le grité […] Me llamó el jefe de personal, me dio una carta y me dijo que si mi gerente me grita y se me pone a un centímetro de mi cara, yo me tengo que callar, tengo que consentirlo. Me despidieron por faltar al respeto a los directores […] De vez en cuando todavía tengo pesadillas por el estrés de la situación y la presión en el ambiente”. Arancha Silva llevaba 7 años y medio trabajando en ECI de El Ejido (Almería) como jefa de la sección de perfumería y cosmética y reconoce que su caso no es para nada personal.  Son numerosos los casos de mobbing o acoso laboral que se dan en el interior de los edificios de ECI.  Javier Ulla, jefe de sección mercantil de la empresa, cuenta que “ECI creó en 2005 una Comisión de Investigación de Tratamiento de Situaciones de Acoso (CITSA) para controlar todos los casos de acoso laboral y sexual que se dieran en el grupo de empresas e intentar solventarlos sin que salieran a la opinión publica, sin que pasara a los juzgados”. Ulla explica su caso personal. “Tras estar 18 meses de baja por una incapacidad laboral producida por un accidente de trabajo (ellos dicen enfermedad común) diagnosticado como depresión, que me provocó en su despacho el ex gerente de la planta tercera de moda, me reincorporé al trabajo. Al volver, el responsable de administración de personal me ubicó en la planta 6, donde todos mis compañeros de planta comparten entre ellos un nexo común: han sido apartados a dicha planta por ser personas non gratas para la empresa por uno u otro motivo discriminatorio, véase, no firmar el trabajo en festivos, haber recibido alguna suspensión de empleo y sueldo, solicitar reducción de jornada por guarda legal… su situación personal es denigrante […] En mi caso, siendo jefe de área en activo, no tengo tareas asignadas como tal ni las herramientas informáticas actualizadas, no asisto a ninguna reunión con el resto de jefes…”.

Toda relación de un trabajador con ECI empieza por las entrevistas de selección de personal. “Hay 4 entrevistas, una grupal y tres individuales, en las que lo averiguan absolutamente todo sobre tu vida personal y profesional para poder exprimirte”, denuncia Arancha. “Los de personal controlan todo, qué compras, cuánto te gastas… Una vendedora, por ejemplo, se compró un Mac y la llamaron para ver con qué dinero lo había hecho porqué con el sueldo que tenía no le llegaba…”, añade. Desde la dirección se hace un esfuerzo grande por conseguir tener trabajadores sumisos, se busca evitar a toda costa aquel perfil de trabajador rebelde que perjudica los intereses de la empresa y que constantemente reclama mejoras en sus condiciones laborales. “Durante nuestra jornada de trabajo todos, sin exclusión alguna, teníamos que ser personas calladas. Ver, oír y trabajar. Era lo mejor. Tratar de hacer algún comentario, del tipo que fuera, era recibido siempre con la negativa por parte de los responsables”, explica J., ex trabajador de ECI de Valencia, afiliado a FASGA.

Josep Manel Hernández, delegado sindical de CCOO, lleva 38 años en la empresa y afirma que “si eres sumiso te premian con extras. Por ejemplo, el convenio no estipula días libres por problemas familiares, pero si ‘te portas bien’ y tienes buena relación con los de arriba sí que te los dan […] Por la misma regla de tres hay castigos. Si no facilitas las cosas a la organización, no te los dan y además te lo dicen claramente ‘no te comportas como nosotros queremos’”.

Los abusos laborales, además de provocar numerosos casos de depresión y estrés, han tenido consecuencias mucho más graves. “Sólo en ECI de Diagonal ha habido, en los últimos 20 años, 3 suicidios” afirma Miquel Prats, ex delegado sindical de CCOO. El triángulo de las Bermudas es un foro de personas que en algún momento de su vida han tenido relación con ECI y que se desahogan contando sus experiencias en este espacio virtual. “Conozco perfectamente esa secta. El personal que allí trabaja debe ser servil y dispuesto a todo por dinero, sin ningún principio ni dignidad […] yo tuve una experiencia muy desagradable por abuso de autoridad y persecución […] alguien tiene que romper esa mafia con la verdad y las tropelías que allí se cometen”, afirma Fernando Rivas. Otro usuario del blog, registrado con el nombre de “Corte Inglés” nos advierte de que si queremos hablar con los empleados tenemos que hacerlo “a 20 metros de la salida, ya que dentro nadie querrá hablar y fuera las cámaras internas todavía tienen radio de acción”.

Incluso, en un intento de evitar la vía legal y por tanto de esconder a la esfera pública la realidad laboral de la empresa, coaccionaron a tres testigos del juicio que iba a celebrarse en Valencia para decidir si el despido de Mª Ángeles , una trabajadora con más de 15 años de antigüedad, había sido improcedente.  Según nos cuenta la afectada, los gerentes de ECI presionaron tanto a estas tres compañeras, incluso minutos antes de entrar al juzgado, que finalmente decidió aceptar el dinero y cancelar el proceso judicial por miedo a represalias.

Además de todo esto, ECI busca la extrema competitividad entre sus trabajadores. “La rivalidad en ECI por ver quien vendía más era muy bien recibida por la jefatura de la empresa, que veía con buenos ojos que primara más el volumen de ventas con respecto a valores humanos y básicos como son el compañerismo, la solidaridad y la amistad”, concluye J.

DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO: 5 JEFAS y  65 JEFES

 En abril de 2008 ECI firmó con CCOO y UGT un Plan de Igualdad que pretendía paliar las diferencias de promoción, sueldo y trato cotidiano entre hombres y mujeres. Según dijeron a bombo y platillo muchos medios de comunicación, ECI era un “pionero” en este aspecto. Lo que no se dijo es que ya en 2005 los sindicatos UGT y CCOO habían denunciado a la empresa por discriminación sexual en la promoción laboral de cuatro centros de Cataluña y que en 2011 el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña había fallado a su favor.

Según la sentencia, en 2003 había en ECI de Diagonal un 61% de mujeres y un 39% de hombres en plantilla. En ese año ascendieron a puestos de mando el 0,85% de hombres y el 0,47% de mujeres. Esto además no es de caso exclusivo para el territorio catalán sino que ocurre igual en todos los centros de España. Arancha Silva, citada anteriormente, lo confirma: “Claro que el ambiente es machista. De 70 jefes sólo 5 éramos mujeres y una era la esposa del gerente”. Según el Plan de Igualdad, se pretendía que en 2013 hubiese como mínimo un 40% de mujeres jefas y actualmente, según nos confirma Pelayo García, delegado de UGT, “no llega a un 20%”.

De nuevo en enero de este año los sindicatos llamados “críticos” denunciaron y los tribunales han vuelto a darles la razón: la Audiencia Nacional confirmó que ECI no ha facilitado los datos de la retribución salarial para que se pudiera comprobar si había o no desigualdad, así como tampoco uniformó a los hombres en puestos de mando, aunque para las mujeres del mismo cargo sea una obligación.

Josep Manuel Berenguer, delegado sindical de CCOO y trabajador de la empresa desde hace 38 años, lo explica: “ECI no da información sobre la diferencia entre hombres y mujeres, nunca sa información segregada por sexos para saber cómo ha evolucionado en los últimos años. Además, el tema de los uniformes para los hombres tuvo mucho bombo en la prensa como algo positivo, cuando en realidad lo que hubo es un juicio de por medio y se vieron obligados a aplicarlo”.

¿Qué ha pasado a partir de la sentencia? Tras estas denuncias, según las fuentes sindicales, no ha habido ninguna mejora sustancial en el trato laboral hacia hombres y mujeres. Gerard Martínez, abogado, lo tiene claro: “La justificación de ECI es que las mujeres quieren tiempo para la familia, para cuidar de los suyos y no quieren tener responsabilidades. Eso es mentira, o al menos no lo saben. Si abrieran a concurso las plazas de ascenso las mujeres se podrían presentar, o al menos ellos podrían saber si realmente en una situación de libertad total presentarían su candidatura. Pero no les interesa”.

La impunidad en este aspecto es muy amplia debido a que la designación de promoción en ECI es libre y de única incumbencia para la empresa, que nunca ha explicado sus criterios para elegir a los empleados. Por si esto fuera poco el Plan de Igualdad caduca en mayo de este año, por lo que la empresa tampoco estará obligada a cumplir estas obligaciones hasta que no se firme uno nuevo, si es que eso llega a ocurrir.

 

EL PODER DE LA PUBLICIDAD. EL SILENCIO DE LOS MEDIOS

 Según InfoAdex, ECI fue el tercer anunciante más importante en 2011, con una inversión de casi 100 millones de euros. El resto ya es historia conocida: omisión de noticias negativas y exageración de lo positivo, lo que normalmente suele dar como resultado una información parcial.

El caso de Bangladesh nos lo recuerda: un edificio que acogía varias fábricas textiles, entre ellas una de ECI, se derrumba el pasado abril con más de 300 trabajadores muertos. Tras este escándalo varias empresas occidentales se vieron obligadas a firmar un convenio de seguridad para las fábricas en ese país. Y eso, es decir, la responsabilidad de ECI en el derrumbe y la firma de ese convenio a causa de la presión sufrida a raíz del accidente (y no en un acto de buena fe), es lo que no dijeron ni ABC ni La Vanguardia en sus últimas noticias. Esto es lo que llamamos información parcial.

Muchos se preguntarán porqué si ECI es tan poderoso no quita la información directamente. Como bien dice Enric Llopis, periodista de Rebelión, “la censura directa, en caso de desvelarse, todavía le generaría a la empresa más problemas. Basta con la inversión publicitaria, el secuestro de publicaciones o alguna que otra llamada de teléfono”.

Fuentes de la dirección de El Corte Inglés de Cataluña,  nos han argumentado que el tema del espacio publicitario y la cuantía económica se lleva desde Madrid, y que en su departamento nunca se ha el usado argumento  de la publicidad para echar atrás un artículo.

También J , de un periódico catalán, explica que cuando llega una información de ECI lo primero es llamar para decidir cómo se trata. “Obviamente llamamos para saber si la información que nos ha llegado es verdadera, utilizamos a ECI como fuente y eso no es negativo”, nos explica.

Por otro lado el Gobierno, que podría jugar un papel clave a la hora de, por ejemplo, hacer respetar los Estatutos de los medios públicos,o los derechos de los trabajadores, no lo hace. Según fuentes sindicales, en España hay alrededor de 300.000 personas que viven de ECI. Con una tasa de paro del 27%, el Ejecutivo no tiene ningún interés en tomar medidas que puedan perjudicar a esta empresa.  Además parece que las propias relaciones de la Administración  estatal con el Corte Inglés son de lo más saludables: según publicó la periodista Eva Belmonte en su blog El BOE nuestro de cada día,  El Corte Inglés es uno de los principales proveedores de las administraciones españolas, en especial en el caso de los vestuarios policiales y del ejército. En los últimos ocho  meses desde 2012 hasta ahora, el grupo ha ingresado más de 14 millones de euros por contratos con la administración. Son proveedores de vestuarios de  los carteros de Correos, los funcionarios de las Unidades de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía, gestionan los viajes del Ministerio de Asuntos Exteriores, visten a  los empleados del Museo del Prado, etc. A pesar de que tal como explica Eva Belmonte “estos contratos en absoluto son ilegales”, quien debe justificar si esta adjudicación es correcta o si sobrepasa un límite es el Tribunal de Cuentas y la periodista nos ha contado que lleva más de cinco años de retraso.

La alternativa a esta situación se encuentra en medios de comunicación que no reciben financiación publicitaria o algunos periódicos digitales recientes con un nuevo planteamiento de negocio basado en la suscripción. El problema es que la mayoría de estos periodistas alternativos no  pueden llegar a cobrar un sueldo de su trabajo, mientras que aquellos “convencionales” que tienen acceso al salario, dejan de hacer su función para pasar a ser siervos de las empresas.  El Corte Inglés no es una excepción,  pero como dice Paco Dolz, delegado sindical de CCOO en Valencia: “es un Estado dentro del Estado y esto no debería permitirse”

DSC_0046

NOTAS

– Reportaje realizado en Barcelona con la colaboración de Clara Núñez y Rubén Moreno, estudiantes de Periodismo.

– FASGA y Fetico se negaron a hablar con nosotros sobre el tema, a pesar de que en un principio les perdíamos su participación para un trabajo académico, no  devolvieron nuestras llamadas ni nos abrieron la puerta de sus “oficinas”.

– También intentamos entrevistar a un Jefe de Centro, pero Jordi Romañach, director de Relaciones Externas y Comunicación de la empresa en Cataluña, nos argumentó que por problemas de tiempo no podía facilitarnos el contacto. Intentamos, no obstante, hacerlo por otros medios pero fue imposible llegar hasta sus despachos.

– Algunas de las fuentes están protegidas puesto que los entrevistados nos dieron su opinión para ayudarnos a la confección de un trabajo universitario y no para su publicación.  Pedimos disculpas por los posibles malentendidos.

– Las fotografías del final son de la revista satírica Mongolia.

ENLACES PARA AMPLIAR INFORMACIÓN

 http://www.jotdown.es/2013/07/ya-no-es-primavera-en-el-corte-ingles-historia-e-indiscreciones-del-imperio-del-triangulo-verde/

 http://www.eldiario.es/politica/Corte-Ingles-candidato-Falange-ocasiones_0_168683623.html7

 http://triangulodelasbermudas.ning.com/

http://www.abusospatronales.es/node/2232

Advertisements

5 responses to “El Corte Inglés, la empresa “ferpecta”

  1. Retroenllaç: El Corte Inglés, la empresa “ferpecta” (¿fetidaperfecta?¿fasgosaperfecta?) | @elcorteDEinglesblog·

  2. Jo conec un cas de forma directa -la cunyada de la meua filla- d’acomiadament fulminant.
    Arriba al seu lloc de treball, li diuen que vaja al departament de personal i el cap li diu que agafe el seus trastos que està acomiadada: la raó, l’havia vist un “chivato” a una mani. Així, sense més. No signà el finiquito que li presentaven i crec que ha presentat demanda. Té igual. El cas és el que és.
    Per cert, a Catalunya, sicaris de Mercadona varen apallissar fa un any o cosa aixina, a un delegat -un delegat- de la CNT. hi havia una vaga convocada per eixe sindical -solament- en l’àrea de distribució. Després hi ha hagut casos pareguts a Mercadona de Málaga…
    Eixos són els vaixells estrella de la “marca españa”.
    Puaff!!
    Enric

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s